Parroquia del Perpetuo Socorro de Zaragoza

San Alfonso María

 
 
Alfonso nace en Nápoles (1696-1787). Los primeros años de su vida están dedicados por entero al estudio. Es abogado desde muy joven. Vive de lleno la vida cristiana que respiró desde niño en el hogar. El amor a Cristo crucificado, la oración ante Jesús en la Eucaristía y a la Santísima Virgen María transforman Alfonso en hombre entregado a los pobres de los suburbios de Nápoles y a los enfermos incurables. A veces recoge con Genaro Sarnelli los cadáveres tirados por la calle. Después de un fracaso aparente en la vida judicial decide ser sacerdote. Su padre se opone. Realiza los estudios teológicos. Es ordenado sacerdote, pero él mira más lejos, se entrega a las misiones de los campos
Alfonso María en un pueblo de Nápoles, Sacala, (Italia), en 1732 funda la Congregación de Misioneros del Santísimo Redentor, y lleva por el mundo entero el mensaje del Evangelio. Alfonso, sacerdote napolitano, hombre brillante en todos los campos,  recibe de Dios la llamada a ser Apóstol de Cristo. Deja familia, carrera, posición social, para dedicarse  solamente al anuncio del amor misericordioso de Dios. La Congregación tiene 277 años. Hoy está extendida por el mundo entero, y continúa con el carisma que recibió de Alfonso: Anunciar el Evangelio, la bondad de Dios, la Salvación, a todas las gentes; a los sencillos de corazón en los campos, en los poblados y ciudades. Lo importante es anunciar la “BENIGNIDAD DE DIOS”. Dios vino al mundo en la persona de Jesucristo a anunciarnos el amor de Dios, el perdón y la salvación. Y esto es lo que recibe Alfonso del Espíritu Santo, y lo que hoy los Redentoristas anuncian también a las gentes.

¿Cómo actualizar hoy la misión de Alfonso? Los Redentoristas trabajan en Parroquias, en Misiones populares y en el Tercer Mundo, en estudios de Moral, en publicaciones de libros; y dirigen ejercicios espirituales. Todo con la finalidad de proclamar el Evangelio genuinamente: el amor misericordioso de Dios. A los Redentoristas nos caracteriza cierto DINAMISMO MISIONERO, nos sentimos enviados por Jesús para realizar su misma misión.

Alfonso es obispo de una pequeña diocesis de Italia. Escritor: la teología moral es su obra principal, le preocupa la paz interior del cristiano. Escribe otras muchas obras y siempre con la intención de ayudar a vivir la vida cristiana de los fieles: como son las visitas al Santísimo, el amor a Jesucristo, las Glorias de María…

Alfonso también ocupa sus largos ratos a componer cantos y pintar lienzos para catequizar mejor a los fieles en las misiones. La Iglesia lo ha proclamado doctor y patrono de los moralistas.